logo
Tractor Verde en el MICA

“Volvemos con la cabeza llena de cosas para pensar y ver cómo prepararnos”
Los chicos de TRACTOR VERDE atrajeron la atención de un sector que no esperaban.

Silvana y Benjamín, responsables de la marca TRACTOR VERDE, tuvieron un exitoso pasó por la capital de nuestro país. Los cuatro días que duró el MICA (Mercado de Industrias Culturales Argentinas) los tuvo moviéndose entre entrevistas televisivas para medios nacionales, rondas de negocios y el sector tienda.
“La experiencia es súper enriquecedora. Conoces muchos emprendimientos y gente que está interesada en la producción, en lo que estás haciendo”, contaba Silvana en la tercer jornada de este encuentro al que llegaron gracias al programa que desarrolla la Fundación Artesanías Misioneras con el apoyo del Gobierno de la Provincia de Misiones y la financiación del Consejo Federal de Inversiones. En los locales de la  Fundación Artesanías Misioneras,  se encuentran a la venta estos juguetes de arrastre inspirados en la fauna de la selva misionera.

Rondas de negocios
Esta codiciada instancia del MICA se coordina primeramente en la página del  evento. Ahí se encuentran tanto compradores como vendedores exponiendo roles e intereses. De esta manera se hacen citas previas y una vez en el encuentro, cada uno tiene 15 minutos para presentar su proyecto, explicar que hace y establecer los vínculos comerciales concretos o hacer otros contactos.
“Ya concretamos ventas, pedidos para empezar a mandar apenas llegamos a Misiones. Además encontramos proveedores de los que no teníamos idea y conocimos alternativas de materiales que no sabíamos que existían” agregó Silvana.

Otras posibilidades
Los chicos de TRACTOR VERDE atrajeron la atención de un sector que no esperaban. Tuvieron contacto con productores audiovisuales y gente de animación que se acercaron interesados en la cualidad de arrastre de los juguetes de madera, pensando y proponiendo otros posibles trabajos, usos y canales de comercialización para este emprendimiento que sigue firme en Aristóbulo del Valle.